Dr. Martínez Calderón

“Nuestro padre ha sido veraz y nos ha enseñado con su ejemplo, como debe ser un cristiano”

Por orlando jerez.-

El doctor José del Carmen Martínez Calderón o simplemente Martínez Calderón, como todos le llaman, es un hombre de fe y temeroso de Dios, conocedor de la Palabra y un promotor incansable de la  ‘Apertura a la Vida’.

En él se cumple la frase bíblica que dice: “Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los injustos. Ni anda por el camino de los extraviados. Ni se sienta en el banco de los cínicos, sino que en la Ley del Señor pone su amor y en ella medita noche y día”.

Y es precisamente la Palabra de Dios, la guía infalible de Martínez Calderón, con la cual ha recorrido por los senderos de la fe junto a su compañera de 44 años, su esposa Yris Altagracia Romero de Martínez, con quien procreó a su seis hijos, José Eduardo, Yanilda, Alicia del Carmen, Daniel Elías, Gabriel José y Emmanuel José, construyendo una familia cimentada en el amor de Dios y los valores cristianos.

En esta edición, hablamos con sus hijos y lo describen no como el catequista, el amigo o el doctor, sino como el padre, a quien ellos describen como un maravilloso ser humano.

¿Cómo describen el matrimonio de sus padres? 

El matrimonio de nuestros padres es un matrimonio ejemplar, siempre hemos visto como Dios es lo primero en sus vidas, dos personas diferentes, si hoy siguen juntas es porque Cristo está en medio de ellos. He visto que, aunque en momentos no estén de acuerdo en algunas cosas, existe el respeto entre ambos, el amor y la comunicación. Me gusta ver que siempre están juntos, hacen vida de fe unidos y es lo que nos han inculcado “Dios es primero”, siempre he podido ver su sinceridad y amor, es un matrimonio auténtico, veraz y de principios tanto en su vida familiar, social como laboral. Él como esposo, ha sido un hombre maravilloso, detallista con mi madre, he visto el respeto, el equilibrio y el amor entre ambos, un excelente proveedor, un gran cabeza de familia.

¿Con cuáles palabras describen a Martínez Calderón como padre?

Como padre, no tenemos palabras para describir lo afortunados que nos sentimos de ser sus hijos. Ha sido un padre en todo tiempo, es nuestro apoyo, sostén, formador, con él, hemos aprendido los buenos valores, lo hermoso que es tener un padre bueno y amoroso, que ha tenido que ser fuerte cuando ha tenido que serlo y cariñoso, paciente e incondicional. Hoy somos la persona que somos, por su enseñanza, en pocas palabras, él ha sido un ejemplo de vida, en él hemos visto que Dios es amor, misericordia, protección, rectitud, justicia y bondad para los demás, porque mi padre ha sido todo eso y es lo que hemos aprendido de él.

  1. ¿Qué significa para ustedes ser hijos de Martínez Calderón? 

Para nosotros, ser hijos de este maravilloso ser humano es un orgullo, por que es un hombre íntegro, honrado, inteligente, capaz de donarse a los demás, incondicional, cuando te va a enseñar a hacer algo, él lo hace primero, siempre está para los demás y, sobre todo, es cristiano, la verdad, que es una dicha haber crecidos a su lado y ser sus hijos.

¿Cómo describen la crianza que tu papá les ha proporcionado a ustedes?

Fue la que debía de ser, en principios de mi vida, yo (Yanilda) creía que era muy fuerte, pero con el tiempo y la madurez he entendido, que mi padre ha hecho lo mejor por todos nosotros siempre. Supo ser fuerte, paciente y amoroso al mismo tiempo en los momentos que debió serlo, con cada situación de nuestra crianza. Siempre supo corregir a cada uno, como debía hacerlo y soltar también cuando tenía que hacerlo, tuvo siempre ese equilibrio que un hijo necesita, nos enseñó los buenos valores de la responsabilidad, la honradez, la honestidad, la sinceridad y sobre todo el Santo Temor de Dios.

¿En cuanto a la formación cristiana que nos pueden decir sobre su padre?

Creo que en las preguntas anteriores he respondido bastante esta parte, pero para puntualizar esto, la formación cristiana en nuestro hogar es lo primero. Desde que éramos pequeños, mi padre nos ha inculcado la fe y los valores cristianos de manera muy arraigada, él ha hecho de frente a Dios lo que tenía que hacer.

Una vez escuché a mi padre decir: “gracias doy a Dios porque siempre he entendido que mis hijos, no son míos, son de Dios” y creo que por esto, siempre nos ha mostrado a Dios como nuestro verdadero padre y nos ha enseñado, que esta vida sin Cristo no vale nada, que el dinero, la fama, el éxito solo son añadiduras, que solo Dios te puede dar, si te convienen, pero que sin Dios en medio de estas cosas materiales te puedes corromper.

Dios a nuestro padre le ha dado mucho y nunca hemos visto que esto lo ha corrompido, por esto, por su ejemplo de vida, como él ha vivido de frente a todo esto, es que nosotros hemos aprendido que verdaderamente Dios es lo primero, porque de nada sirve decirlo si las acciones son otras. Nuestro padre ha sido veraz y nos ha enseñado con su ejemplo, como debe ser un cristiano.

¿Algún testimonio de fe, que nos puedas compartir sobre Martínez Calderón? 

Testimonios tenemos muchos, pero uno de los que más nos impacta, es que él, de frente a esta globalización y crecimiento de una cultura de muerte donde entra el aborto y su legalización en todo el mundo, mi padre promueve la vida, ya que, al ser médico de profesión y especialista en ginecología y obstetricia, es uno de los médicos pioneros que recanalizan a las mujeres que se han cerrado a la vida para no tener más hijos.

Hemos sido testigo de como muchas mujeres quedan destruidas al hacer esto y cuando vuelven a abrirse a la vida renacen. Es increíble, como mujeres de todas partes del mundo han venido a este pequeño país, a ponerse en mano de este médico humilde y quizás insignificante para muchos otros, pero que Dios le ha dado un don muy grande y es, creer en la vida, Dios lo ha hecho un instrumento, para llevar paz a tantas mujeres, con este simple acto de estar abierto a la vida y poder hacer esta operación de recanalización y que muchos milagros se hayan dado después de esto y muchos hombres y mujeres hayan venido al mundo, para nosotros es un testimonio de fe muy grande.

Finalmente, ¿Cómo quieren recodar a su padre dentro de las futuras generaciones?

Como el ser humano que es, un hombre auténtico, lleno de valores, espiritualidad y pero sobre todo un verdadero cristiano.

Conversando con el Vicario. Entrevista al Rev.P. Diego Rosales

“Como vicario en esta parroquia, sólo puedo dar testimonio del...

“Mariculla Guillén, fue una madre de testimonio y de fe”

Por Orlando Jerez Confiar en Dios es estar totalmente seguro...